//
Estás leyendo..
Coaching

5 pasos para escuchar activamente


Podemos oír más de 450 palabras por minuto,  4 ó 5 veces más de las que podemos pronunciar. El tiempo diferencial entre la velocidad del pensamiento y la del habla, permite analizar, reflexionar, buscar significados…

El arte de escuchar, es en gran medida, el arte de esperar, de no interrumpir. Si se producen estas interrupciones cuando estamos escuchando a alguien es que realmente nos estamos escuchando a nosotros mismos y no al interlocutor que nos habla en ese momento.

“El hablante siembra, el buen oyente cosecha”   (Proverbio chino.)

“La naturaleza nos ha dotado de dos oídos y una lengua”.   (Zenón)

Cuando escuchamos es importante que nos concentremos en el otro, es decir, que le hagamos sentir importante. En muchas ocasiones cuando estamos escuchando buscamos los espacios de silencio del orador para transmitir nuestra idea. Esto hace que el mensaje que recibimos se vea interrumpido (ya que estamos más concentrados en ver cuando podemos empezar a hablar nosotros) y por lo tanto distorsionado.

La expresión coloquial que solemos utilizar cuando como observadores presenciamos esta situación es “diálogo de sordos”, porque nos damos cuenta de que cada interlocutor emite sus mensajes sin integrarlos con los mensajes que están dando los demás participantes en la conversación. La finalidad de una conversación es la comprensión recíproca de los mensajes por parte de los interlocutores, y muchas veces esto no sucede.

La escucha por tanto no puede ser una actividad pasiva, sino activa ya que requiere prestar una atención intensa y realizar una serie de acciones que transmitan a nuestro interlocutor esta atención.

Cuatro pasos para realizar una buena escucha son:

  1. Ponerse en disposición de recibir un mensaje. Escuchar al otro es concentrarse en el. “Hacerle sentir importante”. Controlar los prejuicios y también las distracciones externas.
  2. Analizar el lenguaje verbal y el no verbal. ¿Qué quiere transmitirme mi interlocutor? ¿Es congruente el mensaje?
  3. Retroalimentar el mensaje del interlocutor. Confirmar que hemos recibido correctamente el mensaje, fuera de juicios e interpretaciones por nuestra parte. Principalmente preguntando y aclarando significados.
  4. Iniciar las respuestas parafraseando al emisor. Con esta acción demostramos al otro que le hemos escuchado.

La pregunta que os dejo ahora es ¿Cuál de estos pasos necesitas mejorar?

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

¿Qué quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ENTRADAS ANTERIORES

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 1.057 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: