//
Estás leyendo..
Coaching, Empresa, Formacion

El coach como orador


El rol de coach tiene muchas vertientes. Por un lado está la especialización en algún nicho de mercado y por otro lado está la posibilidad de realizar funciones de formador coach, bien en coaching o en algún tipo de materia relacionada o no con el desarrollo personal.

Este artículo habla de cómo preparar una presentación para que esta sea más eficaz.

 

Dependiendo del objetivo de la presentación, ¿Que quiero transmitir? Habrá que elegir que clase de exposición es necesaria, así como que tipo de formato queremos desarrollar.

En cuanto a los formatos de presentación se puede hablar de distintas clases. Si suponemos que el tema es el Coaching Personal, se puede hacer, entre otras,  una presentación divulgativa para proporcionar información a los asistentes, magistral para impartir conocimientos sobre la materia, comercial para vender el servicio… Aquí la pregunta que sería interesante preguntarse es ¿Para qué estoy haciendo la presentación? De su respuesta podrá variar el tipo de vocabulario, las expresiones, los puntos a resaltar…

Una vez tengamos clara la respuesta a la pregunta ¿Para que? lo siguiente que sería interesante que nos preguntásemos es ¿Cómo voy a exponer el contenido?

“Uno de los mayores desafíos a la hora de realizar una presentación es la preparación de la misma. Muchas hojas se sientan ante una hoja de papel y se quedan como ésta, en blanco. No saben donde empezar, o tienen tantas ideas que no saben como organizarlas.” Robert W. Pike. Presentaciones eficaces.

En mi caso siempre trato de seguir este esquema, que responde a la pregunta ¿Cómo? :

DLQVAD, o lo que es lo mismo Di lo que vas a decir.

Comenzar con una pequeña introducción, un resumen de lo que será el curso, la clase o la charla tiene como consecuencia que los asistentes se relajen. Esta acción es independiente de preguntar que expectativas tienen.

Preguntar las expectativas  reporta información sobre lo que después será interesante incluir u obviar, sin embargo explicar en una diapositiva muy esquemática que se va a tratar tiene como consecuencia que ya el auditorio posea la misma información en cuanto al contenido.

DILO

Utilizando los soportes que sean necesarios, power point, videos, dinámicas de grupo, debates, ejercicios… la metodología tiene que ser el vehículo para que lo que has expuesto al principio de la presentación se traslade a los asistentes. Obviar alguno de los puntos mencionados en el DLQVAD hace que la presentación y la figura del  formador pierdan mucha fuerza.

DLQHD, que significa Di lo que has dicho.

Aquí también la metodología es libre. Desde un pequeño resumen “magistral” por parte del facilitador, hasta un debate sobre lo que los asistentes recuerdan de la exposición. Lo que es importante es que cómo facilitador se remarquen los puntos más importantes de todo el espacio que se ha compartido. DLQHD no necesariamente coincide con DLQVAD ya que las presentaciones están vivas y los asistentes son los que en ocasiones otorgan la importancia de los temas.

Este esquema sencillo es en mi caso un punto de apoyo importante para que las presentaciones que realizo sean exitosas.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

¿Qué quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ENTRADAS ANTERIORES

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 1.057 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: