//
Estás leyendo..
Coaching

El que mira al exterior sueña. El que mira a su interior despierta


Muchas veces como individuos somos conscientes de que necesitamos un cambio.

Pensaremos que no estamos a gusto en nuestro trabajo, que tenemos que mantener una conversación pendiente con otra persona, o que  nos gustaría iniciar un nuevo proyecto, bien personal o bien profesional, que a priori nos resulta muy lejano y que nosotros mismos denominamos “un sueño”… por poner algunos ejemplos.

El hecho de soñar con que ya hemos realizado esos cambios en nuestra vida nos hace en ocasiones sentirnos mejor, sobrellevar el día a día, o por el contrario (y esto puede ser lo malo del asunto) reafirmarnos en la idea de que realmente esos cambios son imposibles y que como escribió Calderón de la Barca en el siglo XVII “que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

Miramos hacia fuera, hacia lo que quizás otros han conseguido, hacia lo bueno que no tenemos… y eso bajo mi opinión, puede ser un arma de doble filo.

La pregunta sería ¿Cómo encuentro la parte buena de soñar? Y la respuesta vendría, en parte, de otra pregunta.

¿Que tal si empezamos a mirar hacia dentro?

La toma de conciencia de la realidad presente implica  conocernos a nosotros mismos, tomando conciencia de nuestra “responsabilidad individual” en crear nuestra vida, es decir, alcanzar o no nuestros objetivos.

En un proceso de coaching, es el coach mediante las preguntas el que hace reflexionar al coachee de sus puntos fuertes (para que se potencien), de sus puntos débiles (para que como mínimo se tome conciencia de los mismos), y con ello empezar a cambiar poco a poco el día a día, si es lo que el coachee realmente desea,  dirigiéndolo hacia su objetivo.

Se trata de despertar interiormente para que exteriormente se comiencen a dar esa transformación hacia lo que podemos estar soñando.

Os dejo aquí una inscripción en el oráculo de Delfos, que invita a la reflexión sobre este tema:

“Te advierto, quien quiera que fueres, ¡Oh! tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros, ¡Oh! hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses”

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

¿Qué quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ENTRADAS ANTERIORES

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 1.057 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: